Excusas 7

Ha llegado el momento de no llamar a nadie, nadie lo merece, ella ya no existe. Ella ha mutado, ella es la literatura y la poesía y no está presente, tampoco.

Ella que ha ido mutando ha terminado en la sonrisa que lucia y esto me deja inmovilizado y sin posibilidad de poder pensar ya en ella, mutada. Ha desaparecido en ella todo movimiento, todo poder de hacerme…

No hay a quien llamar, no hay número que marcar. Aunque nuestros caminos se crucen a diario en esta ciudad que no es grande para nada, que de a poco asfixia, si uno no encuentra a alguien que lo aliente y le de aire del amor; sí, del amor.

Si de amor se trata, se trata ante todo de evadir el egoísmo de todo lo malo que ya pasé, no quiero estar con alguien que me hace sentir culpable por que la ensalada no tiene el aceite que corresponde. Si de amor se trata, se trata de Dios y de la magia del otro. Se trata de vivir hasta entregar toda la carne y no habitar con fantasmas.

Ha llegado el tiempo de paz, de ella, de la literatura.

Acerca de Daniel Altamiranda

Daniel Altamiranda: Frente a la vieja dicotomía de escribir parado y bailando (Escritura Dionisiaca) o sentado (Escritura Apolínea) prefiero escribir comiendo.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s