Tierras lejanas

Me diste esa pequeña cartera de cuero negro que tenía todas esas fotos. Puedo volver con el pensamiento a ese momento y sentir el olor de tus manos. El tibio aire nos rodeaba. Esas fotos de un país lejanos, lleno de polvo, tienen un significado que desconozco. Puedo ver esos caballos que acompañaban tu paso por esas tierras. Tus cabellos cubiertos con un manto violeta.

Trato de imaginar tu mundo, trato de seguir cada palabras que nombraste o escribiste. Trato de sentir lo que se siente estar en esas tierras, lejos de tu casa. Intento entrar en algún hueco de tu alma, junto a ese cielo que es tuyo.

Por más que intente hay todo un mundo que nunca será mío. Ese lugar que me deja fuera me angustia desesperadamente.

Acerca de Daniel Altamiranda

Daniel Altamiranda: Frente a la vieja dicotomía de escribir parado y bailando (Escritura Dionisiaca) o sentado (Escritura Apolínea) prefiero escribir comiendo.
Esta entrada fue publicada en Relatos y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Tierras lejanas

  1. Rafa dijo:

    Si, la carretera perdida… lo ideal sería asumir esa opacidad. Sino, el otro dejaría de ser el otro, no? Sería mío, y sería transparente, dejaría de ser él/ella también, extranjera/o a muchos de mis mundos (si, ya se, muy linda esta reflexión, pero…)
    Digamos que es una idea regulativa.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s