2026

Era un día sábado. De la sala sólo quedaba, como recuerdo del cine que fue, el desnivel del piso. Ya no se proyectaban películas. Habían convertido los ciclos de cine en peñas folcklóricas.

La vi delante nuestro. Estaba con un hombre. Éste la tomaba de la mano. Ella llevaba un jean azul claro como nunca antes le había visto.  Mi reacción fue la de tratar de no mirarla. Ella miró de reojo; por sobre un hombro, luego, por el otro. Cuando estuvo segura que era yo quien estaba atrás suyo se puso de pie, pasaron por mi lado izquierdo y desaparecieron. Seguía dentro de la sala con el imbécil de la campera de tela verde. Estaba fuera de mi vista.

En el escenario se representaban danzas que suponían danzas folcklóricas. Nadie recordaba ya esos bailes. Eran sólo una representación. En medio de ese doble fastidio, la escena en el escenario sin música y ella fuera de mi vista, comenzaron los tiros.

Desde el momento en que salgo del Malba hasta que estoy en la calle fue un instante en el que no pude percibir mucho. Perdí en el tumulto a la mujer con la que estaba. Corrí por Salguero. Vi como un policía trataba de sacarle el arma a mi primo. Éste se voló la cabeza antes de que el policía pudiese reaccionar.

Tome al arma de mi primo y corrí para buscarlos. Era la oportunidad de matarla definitivamente. A ella y al estúpido que la acompañaba.

Cuando los alcancé simulé un robo. Las  calles estaban completamente llenas de gente corriendo y gritando. No se distinguía quién se protegían de quién. Les pedí que me entregaran la comida que llevaban consigo. Tenían zanahorias y una Cocalola. Más de lo que podía esperar. Apenas me entregaron las sustancias lo maté al tarado ese de un solo balazo que le destrozó la cara.

Me quedaba ella. La tenía frente a mi después de dos años.

Acerca de Daniel Altamiranda

Daniel Altamiranda: Frente a la vieja dicotomía de escribir parado y bailando (Escritura Dionisiaca) o sentado (Escritura Apolínea) prefiero escribir comiendo.
Esta entrada fue publicada en Relatos y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a 2026

  1. Ana dijo:

    Excelente! muy bien escrito. Te genera muchas imágenes. Y casi delirante, como algunos sueños!

    Me gusta

  2. Rafa dijo:

    Aguante el rock loco! Rock!!!

    Me gusta

  3. Cecilia dijo:

    Lindo, se puede creer real la situación aunque el final explícito lleva a la obsesión total. Podría haberse conformado con una actitud indeferente que mata más que las balas. A la espera de las próximas producciones, te saludo con mucho afecto, C.

    Me gusta

    • Hay mucha especulación acerca del final. Lo que me parece acertado es pensar en la mirada que pudieron haber cruzado los personajes. Por su puesto, que después de perderse en esa mirada, le pega un tiro en la garganta y la mujer queda agonizando cuatro días.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s