Conversaciones I

– Mirá, si te parece vamos caminado total no es tanto.
– Bueno, dale, pero no llegamos para tomarnos un café.
– Pero me podés contar mientras caminamos.
– Ok. Qué hijos de puta estos del subte…
– Sí, claro, justo hoy que ya sabían que no iba a haber bondis en todo el día.
– En fin…
– Bueno, lo que te iba a contar es que ella me dijo que estaba tomando pastillas.
– Ah copado.
– Sí, yo pensé lo mismo.
– Y si.
– Imaginate, yo que venía más cargado que vaca jubilada, estaba como loco, más lleno que subte de la línea C en hora pico.
– No es para menos macho…
– En fin, te acordás que te conté que nos íbamos uno días afuera.
– Sí.
– Bueno, nos fuimos.
– Re bien.
– Sí, estuvo bueno, pero era campo, campo, en el almacén tenían queso, pan y vino, más o menos, para que te des una idea.
– Esos lugares son geniales.
– Yo fui con una caja de tres forros, total eran dos días y no veníamos muy a full con ese tema.
– Claro.
– Bueno en un momento, al segundo día me quedé sin forros y…
– Ah muy bien, encima te quejas de la piba…
– Si perá. Decidimos que por esa vez no pasaba nada.
– Bueno, qué sé yo, eso depende, te podés agarrar cualquier mierda, digo, se pueden agarrar cualquier cosa. Son decisiones…
– El tema es que como ella me dijo que estaba tomando pastillas…
– Sí, ya me dijiste…
– Sí, pero estaba tomando pastillas para dormir porque tiene unos problemas en el laburo bárbaros.
– ¿Vos sos pelotudo? ¿Qué hiciste?
– Ah, acabé como loco, estuvo buenísimo.
– Vos estás mal de la cabeza…
– Pero boludo si te dice que está tomando pastillas desde hace dos meses ¿vos qué pensarías?
– No pensaría nada, le preguntaría que mierda está tomando.
– Eso es lo que ella me dice.
– Es que… sos un boludo
– Eso es lo que ella dice.
– ¿Cuándo pasó esto?
– Como hace dos semanas, mañana hace dos semanas.
– Uh, ahí viene un taxi, ¿vamos?
– Ok.

Acerca de Daniel Altamiranda

Daniel Altamiranda: Frente a la vieja dicotomía de escribir parado y bailando (Escritura Dionisiaca) o sentado (Escritura Apolínea) prefiero escribir comiendo.
Esta entrada fue publicada en Relatos y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s