Dolor

Quiero que todo se tiña de muerte.
La creación de este blog fue un acierto y un error. Un acierto porque aprendí mucho escribiendo cada entrada. Un error, porque quería un blog que fuese vulgar, soez, escatológico, sin pretensiones “buena escritura”. Y sin querer en el link puse mi nombre. El pudor actuó sobre mí.
Muchas fuerzas actuaron sobre mí y fue un período interesante de casi cuatro años. Lo mejor del blog, para mí, fue el título: Algunas son mejores que otras. En este mundo donde casi nadie “puede dar más de lo que su neurosis se lo permite” es un máxima interesante.
Ahora, que siento que Marlene se va, quisiera que se me despeje la cabeza, que últimamente hierve y es el anuncio de que algo va a ocurrir. Quisiera que la farsa del “pensamiento” desaparezca y deje de hacer su sutil engaño.
Es el fin de Algunas son mejores que otras.

Acerca de Daniel Altamiranda

Daniel Altamiranda: Frente a la vieja dicotomía de escribir parado y bailando (Escritura Dionisiaca) o sentado (Escritura Apolínea) prefiero escribir comiendo.
Esta entrada fue publicada en Relatos. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s