Petra von Kant

Las miserias de Petra von Kant

Después del diluvio Noé dedico su tiempo al cultivo. Descubrió que el jugo de las uvas era bueno para saciar su sed. El jugo guardado un tiempo le dio el vino -así como también el vinagre. El vino provocó el alejamiento de uno de sus hijos después de algunos hechos confusos. Noé lo desterró.

El vino es tan ambiguo como el phármakon derridiano (en dosis moderadas puede ser un remedio, en cantidad un veneno). Un poco de vino puede ser causa de una felicidad frugal. La figura de Baco no deja de ser ambigua. Mucho menos una bacanal en la que todo puede ser. El vino puede teñir las entrañas de un color rojo furioso. La imagen de Baco de un rojo furioso es la que está mirando constantemente a Petra von Kant.

Atención a nuestra prostituta tan querida es la parodia de un hecho concreto: el rodaje de Whity, ambos films de…

Ver la entrada original 796 palabras más

Acerca de Daniel Altamiranda

Daniel Altamiranda: Frente a la vieja dicotomía de escribir parado y bailando (Escritura Dionisiaca) o sentado (Escritura Apolínea) prefiero escribir comiendo.
Esta entrada fue publicada en Relatos. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s