Últimos momentos de la miseria

Las miserias de Petra von Kant

Fue unos de los momentos más amorosos de la relación y era el final. De un final extendido. Fue un momento de luz y de calidez, de miradas tiernas y roces de las menos tibios. Me preguntaste si tenía monedas para el colectivo, te dije que sí. Hablamos de unos relatos míos. Te dije que no le enviaría los cuentos a un editor sin consultarte. Hablamos con la tranquilidad de una pareja que se conoce. El taxista estaría escuchando la conversación como quien escucha a un matrimonio establecido. Con sus rutinas pautadas. Dos personas con los silencios establecidos.

Cuando bajé del taxi las monedas no me sirvieron para nada porque no venía el colectivo; ninguno de los que me llevaba. Tomé otro taxi que iba por Callao en una mañana de sábado. Pensaba en la publicación de mis relatos y no en lo que acababa de pasar. Los dos sabíamos que…

Ver la entrada original 393 palabras más

Acerca de Daniel Altamiranda

Daniel Altamiranda: Frente a la vieja dicotomía de escribir parado y bailando (Escritura Dionisiaca) o sentado (Escritura Apolínea) prefiero escribir comiendo.
Esta entrada fue publicada en Relatos. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s